En 1944 se creó la parroquia y se dio comienzo a su construcción, pero como consecuencia de la explosión que tuvo lugar el 18 de agosto de 1947, la obra bien avanzada quedó destruida en su totalidad. Tras el desastre se reiniciaron los trabajos con nuevas trazas, realizadas por el arquitecto José Rebollo Dicenta por encargo de la Dirección General de Regiones Devastadas.

El edificio ocupa en exclusividad la parcela en la que se implanta, dejando libre frente a la portada de la iglesia un espacio público, poblado por abundante vegetación que desdibuja la presencia de la arquitectura. La iglesia, de planta de cruz latina, orienta su cabecera en dirección sureste, manteniendo su traza paralela a la calle Tolosa Latour, a la que ofrece el muro del evangelio. Aprovechando esta colocación, el espacio que se abre entre el muro de la epístola y la calle Brunete ofrece el acceso principal a las dependencias parroquiales y administrativas, en la prolongación del crucero de la iglesia. Rodeando el ábside de la iglesia, un cuerpo de edificación paralelo a las alineaciones de la parcela delimita un espacio claustral, en el que se localizan la torre del conjunto, el salón de actos y otras dependencias auxiliares.

La iglesia consta de una nave central de sección cuadrada, más dos naves laterales, a norte y a sur, de la mitad de altura que la nave central. A los pies de la iglesia, continuando la nave de la epístola, se encuentra la capilla bautismal, en la que destaca el diseño troncocónico de la pila monolítica de granito. Una cúpula sencilla, a través de cuyo tambor se filtra la luz de sencillos vitrales, cubre el presbiterio, que cuenta con una girola. El interior de la nave es marcadamente moderno, y en él se hace presente un cuidado extremo en la selección de los revestimientos, fundamentalmente pétreos de mármol color rojizo y blanco, así como en la composición del falso techo que cubre la nave, a modo de plegado abstracto. Bajo el presbiterio, se encuentra una sencilla cripta, en la que se marca la potente estructura de hormigón armado.

Aparte de la iglesia, destacan dos volúmenes en el conjunto, como son la torre y el salón de actos. La torre, de planta cuadrada, se sitúa paralela a la calle Brunete, y se alza una altura total aproximada de treinta metros. El desarrollo del fuste de la torre es completamente ciego, hasta alcanzar el campanario, que consta de cuatro pilares de hormigón armado que sostienen una losa del mismo material, coronada por una cruz metálica. Como cerramiento del campanario, resulta de especial interés el empleo de secciones de tubos de ferrocemento de diferente diámetro, que crean una celosía vibrante. La estructura del campanario se encuentra amenazada por la acción agresiva del ambiente marino cercano, y requiere de una urgente intervención.

El salón de actos, de planta octogonal, se sitúa en la esquina entre las calles Brunete y Granja de San Ildefonso, ángulo en el cual se coloca la mesa de presidencia. Se accede desde el interior del claustro anexo a la cabecera de la iglesia, y destaca por su cubierta plegada de hormigón armado, apoyada en ocho puntos, que permite el paso al interior de la luz filtrada por los hastiales de vidrios coloreados.

Dirección

Nuestra dirección:

Plaza de San Severiano, 4. Cádiz

GPS:

36.522231546344, -6.284298664854987

Cómo ir
Autor/es

José Rebollo Dicenta

Fecha de ejecución

1947

Fuente

Registros del Movimiento Moderno. Docomomo Ibérico

Deja una reseña

Diseño
Funcionalidad
Implantación
Sostenibilidad
Ejecución
Publicando...
Tu calificación se ha enviado con éxito
Por favor, rellena todos los campos
Captcha check failed