El edificio se sitúa en un punto de especial representatividad, en el encuentro entre la calle Claudio Marcelo y la plaza de las Tendillas; dos espacios resultantes de las operaciones de ensanche interior de la ciudad desarrolladas a inicios del siglo XX en el centro histórico de Córdoba.

Se trata del último edificio añadido a la plaza de las Tendillas, razón por la cual su imagen resulta notoriamente diversa del resto de arquitecturas que se asoman a este espacio, por representar uno de los contados ejemplos del Estilo Internacional en el centro histórico de la ciudad. Esta ruptura se traduce también en términos volumétricos y de escala, ya que sus nueve plantas de altura superan en mucho la altura media de los edificios colindantes.

A pesar de ello, ciertos rasgos de la imagen de la plaza y de la calle se mantienen en esta obra, como son, en primer lugar, el vuelo del volumen principal del edificio sobre la planta baja y entreplanta, que se destinan a uso comercial. En segundo lugar, la presencia de una pérgola que vuela sobre el ático, que hace que sea el edificio en su conjunto el que adquiere la condición singular que en el resto de la plaza detentan los templetes de remate sobre las cubiertas.

El volumen del rascacielos destaca asimismo por la geometría rotunda y la sobriedad del lenguaje que la viste: un prisma revestido de piedra caliza hacia la plaza y la calle, en el que se recorta una disposición de huecos inspirada en las imágenes de muro cortina del mundo de los grandes rascacielos contemporáneos a su construcción.

La composición se basa en el módulo de ventana, repitiéndose sin variaciones en las dos fachadas: un antepecho en el que se albergan los sistemas de climatización, que se asoman a la calle mediante una celosía rectangular centrada en el mismo; una carpintería retrasada respecto al antepecho, con jambas y alféizar abocinados; y un sistema de celosía alineado al antepecho, de traza diagonal tupida, que sirve tanto para control del soleamiento como de elemento ornamental. Este sistema se fija a los montantes verticales que atraviesan la fachada en toda su altura.

De esta manera, se forman dos matrices de seis módulos de altura en las dos fachadas, cuya anchura varía desde los cuatro módulos que se asoman a la calle Claudio Marcelo hasta los seis que miran hacia la plaza de las Tendillas.

Aun tratándose de una intervención que en su día generó controversia en la ciudad, su imagen alejada de estridencias se integra adecuadamente en el espacio urbano, con claves propias que fomentan el entendimiento de estas operaciones urbanas desde el punto de vista de la diversidad.

Dirección postal

Nuestra dirección:

Tendillas, 1. Córdoba

GPS:

37.88461050289639, -4.779207778488853

Cómo ir

Extensión del artículo

Autor/es

Víctor Escribano Ucelay

Fecha de proyecto

1953

Fuente

Archivo del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico. DAROCA BRUÑO, Francisco, Registro Andaluz de Arquitectura Contemporánea. Provincia de Córdoba. Edificio de oficinas Creusa, 2007.